domingo, 26 de mayo de 2013

Iglesia de Nuestra Señora de las Mercedes

El lenguaje arquitectónico y decorativo denominado neogótico expresó muy bien el los países de raigambre sajona y germánica -especialmente en Inglaterra y Alemania - el ansia desimónica de sentirse al margen de la herencia grecolatina predominante en lo neoclásico, más propio de Italia y Francia. En Costa Rica la tendencia neogótica tuvo un particular florecimiento por la influencia de sus arzobispos Bernardo Augusto Thiel (1880-1901) y Juan Gaspar Stork (1904-1920), de origen alemán aparte de los curas docentes del Seminario Mayor de igual origen. Se dio sobre todo a finales del siglo XIX y principios del XX y se manifestó tanto en la arquitectura eclesial como en la funeraria.

La Merced en 1908

El templo original de Nuestra Señora de las Mercedes, de raíz colonial, fue muy dañado por el terremoto de 1888, por lo que se decidio trasladarlo a la actual ubicación en tiempos de monseñor Thiel, hacia 1900. El nuevo diseño fue encargado al ingeniero costarricense Lesmes Jiménez Bonnefil, quien educado en Bélgica y muy influenciado por la corriente neogótica, eligió para el templo la apariencia que lo caracteriza.



La iglesia de la Merced acompaña por el entorno, a lo lejos se ve la catedral metropolitana

De tres naves claramente definidas, torre frontal con aguja gótica que define el acceso a ellas y aguja secundaria en el crucero, es sin duda el más acabado templo del neogótico en San José. Sus rosetones, lo mismo que el resto de sus vitrales ojivales, fueron encargados a distinguidas casas fabricantes de Europa, mientras que sus altares e imágenes de madera fueron tallados por artesanos nacionales y europeos.

En el video a continuación un resumen de la historia de esta iglesia, con la voz del recordado Osvaldo Valerín.



modelo 3D de warlope

Fue declarada patrimonio el 11 de Junio de 1996 mediante el decreto N° 25177-C


Fuentes
Guía de Arquitectura y Paisaje Costa Rica. pag. 230
Gracias especiales al colegio federado de arquitectos